Amanecer Espiritual

Conclusiones

CONCLUSIONES




Todo lo que existe es vida emanada de la Divinidad, del Creador, en distintas manifestaciones, en distintas frecuencias vibratorias, en distintos puntos evolutivos, en distintas densidades, en distintos estados (espirituales o físicos), en distintas calidades, pero todo es VIDA.
Es imprescindible tener bien en claro los conceptos volcados hasta aquí, de lo contrario seguir avanzando podría traer confusión en vez de esclarecimiento. Sugiero que traten de releerlo, profundizarlo e ir tratando de aplicarlo en la vida diaria.
Si estos conceptos solo se intelectualizan no habrán cumplido su cometido, que es propender a los cambios fundamentales de nuestra vida.
Desde el punto de vista científico todo es vibración, todo está compuesto por átomos y moléculas que nunca dejan de vibrar. Todo vibra y vibra en positivo porque así ha sido creado.
Nosotros tenemos el libre albedrío y la voluntad que nos permiten transformar nuestras vibraciones a negativo, pero esa transformación no cambia la esencia divina positiva de nuestro espíritu, sino que se transforma la acción de esas vibraciones.
Esto significa que nuestra esencia no cambia, lo que cambia es nuestra "posición" ante la ley, es decir la ubicación con la que actuamos. Esa posición, cuando transformamos la vibración, en vez de ser armónica con la ley es opuesta a la ley, es negativa.
Así como no cambia nuestra esencia tampoco cambia nuestro punto evolutivo, por lo tanto actuamos con el mismo poder en negativo que en positivo.
Solo podemos transformar las vibraciones de nuestro aspecto de realización, es decir que podemos realizar tanto en negativo como en positivo, pero nunca podemos cambiar la tónica vibratoria de nuestra esencia que es siempre positiva, pues es emanada de la divinidad.
Como todas las vibraciones tienen su orbita de atracción e irradiación, cuando transformamos nuestra vibración atraemos hacia nosotros a quienes, dentro de nuestro radio de acción están vibrando en afinidad.
Cuando actuamos frecuentemente en positivo atraemos de nuestro entorno a todo aquel que vibra positivamente. Cuando actuamos negativamente atraemos a los que vibran en negativo. Todo esto por ley de afinidad.
Las vibraciones de distinta frecuencia vibratoria no pueden atraerse, por lo tanto lo positivo no puede atraer lo negativo y viceversa, por falta de afinidad.
Al estar ubicadas en distintas frecuencias no pueden juntarse, en cambio estando en la misma frecuencia se ubican en el mismo espacio vibratorio.
Aquí debemos aclarar que al comenzar un camino espiritual nuestras vibraciones van cambiando, vamos irradiando nuestra luz, la luz de la conciencia espiritual lograda, y eso atrae a los seres inconscientemente, o sea que podemos observar, por ejemplo, que comienzan a acercársenos seres necesitados, linyeras, borrachos, personas comunes que solicitan nuestra ayuda para alguna cosa, y en los lugares que concurrimos, un negocio, una estación de servicio, etc., cuando llegamos hay poca gente o ninguna y a los pocos minutos está lleno de gente. Esto es lo que denominamos atracción vibratoria. Todo ser busca en forma inconsciente la luz espiritual que le ayude en sus experiencias.
Tratemos de hacer una observación sobre esto y veremos que a medida que incorporemos a nuestra vida los principios espirituales que sustentamos esto se irá manifestando pues nuestra luz espiritual será mayor.
En nuestro plano predominan todavía las fuerzas negativas que, lógicamente, molestan y tratan de perjudicar a quien actúa positivamente, pero esto es siempre dentro de las leyes, que permiten tales inconvenientes cuando sirven para proporcionar a quien es atacado la oportunidad de purificarse, de superar las pruebas, pero ese ser es atacado, perjudicado o molestado cuando vibra en afinidad con esas fuerzas; "nunca llega a un ser nada que no le corresponda".
Cuando más rápido logremos realizar nuestras superaciones, más rápido estaremos en condiciones de hacer tarea espiritual, de ayudar a la humanidad.
Las acciones negativas al utilizarlas la ley se transforman en positivas al servir de experiencia a otros seres.
Por más que nos empeñemos en hacer el mal a un semejante, este lo recibirá si por ley le corresponde como respuesta a su propia acción, pero en definitiva como un bien, como una oportunidad de superación.
No debemos olvidar que el mal se transforma para quienes lo emitimos en deuda kármica, actúe o no en el otro ser, llegue o no a destino.
Como vemos todo es relativo y las leyes divinas nunca permiten el mal sino solamente el bien, pero es necesario tener verdadera conciencia espiritual para poder encontrar el bien bajo cualquier apariencia, aun ante las más dolorosas circunstancias.
Antes de continuar con temas más profundos, debemos estar consustanciados con todos los conceptos vertidos hasta este momento, debemos tratar de incorporarlos a nuestra vida diaria y profundizarlos.




© 2013 - Todos los derechos reservados - Hecho el Depósito Ley 11723


Principal
  - Sitio en Español
Home
  - English Site
Sitemap
  - English/Español
Contacto
Prologo
Introduccion
Notas
  - El Efecto Kirlian
  - Universalidad de las Religiones
  - Actualización de Conceptos en la Iglesia Católica
  - El Enfoque de la Ciencia frente a la Torá II
Biografias
Capítulo 1
  - Estudios científicos sobre vibraciones
  - Centros Físicos y Centros Espirituales
  - Chakras o Plexos
  - Cámara Kirlian
Capítulo 2
  - Aspectos Humanos y Aspectos Espirituales
  - Clasificación de las vibraciones
  - Encarnación y Desencarnacion
  - Evolución y Progreso
  - Hombre Primitivo y Hombre Científico
  - Ley de Acción y Reacción
  - Ley de Evolución
Capítulo 3
  - Elíptica Evolutiva
  - Reinos de la Naturaleza
  - Eras Geológicas
  - Proceso Evolutivo
Capítulo 4
  - Reencarnación
Capítulo 5
  - Amor Propio
  - Tolerancia
  - Ira
  - Fanatismo
Capítulo 6
  - Los Celos
  - El Odio
  - El Dolor
  - La Critica
  - La Fraternidad
Capítulo 7
  - Voluntad
  - Libre Albedrio
  - Discernimiento
  - Fe Espiritual y Humana
Capítulo 8
  - Poder Espiritual y Humano
  - El Bien y el Mal
  - Conclusiones
Capítulo 9
  - Trayectoria Espiritual y Humana
  - Tareas Espirituales en nuestro mundo
  - La Forma Humana
  - Proceso de la Eliptica Evolutiva
Capítulo 10
  - La Oración
  - Planos Espirituales y Físicos
Capítulo 11
  - Encarnación
  - Trasmigración
  - Cremación
  - Suicidio
Capítulo 12
  - Plano Astral
Prologo Segunda Parte Capítulo 13
  - Elíptica Evolutiva
  - Planos Divinos, Espirituales, y Físicos
Capítulo 14
  - Reencarnaciones
  - Desarrollo Espiritual
Capítulo 15
  - Almas Gemelas
  - Forma Humana
Capítulo 16
  - Conjunciones
  - Núcleos
  - Núcleos Cristicos
Capítulo 17
  - Focos Vibratorios
Capítulo 18
  - Vida Evolucionante y No Evolucionante
  - Vibración Elementos
Capítulo 19
  - Tipos de Vida – Mental – Astral – Física
Capítulo 20
  - Vibración Color
Capítulo 21
  - Ley de Afinidad Vibratoria
Capítulo 22
  - El matrimonio y los circulos sociales
Capítulo 23
  - Energias vitales y de acción
Capítulo 24
  - Apariciones
Conclusiones
  - Conclusiones
Epilogo
  - Epilogo



eXTReMe Tracker